domingo, 10 de mayo de 2009


Cómo podía yo sospechar que aquello que parecía tan mentira era verdadero, un Figari con violetas de anochecer, con caras lívidas, con hambre y golpes en los rincones. Más tarde te creí, más tarde hubo razones, hubo madame Leonie que mirándome la mano que había dormido con tus senos me repitió casi tus mismas palabras. "Ella sufre en alguna parte. Siempre ha sufrido. Es muy alegre, adora el amarillo, su pájaro es el mirlo, su hora la noche, su puente el Pont des Arts."


Rayuela

1 comentario:

  1. ola dido muy bueno tu escrito,,,,ke blog interesante ,,,,,me andare por aki.

    arte y tortas aqui

    ResponderEliminar